Ruta desde el Pantà de Sau al Morro de l’Abella

El Pantá de Sau fue construido en 1962 y cubrió el pueblo de San Román de Sau, del que podemos ver el campanario de la iglesia en mayor o menor medida según el nivel de agua del pantano. El pueblo estaba abandonado desde 1860.

Es un entorno precioso gracias al macizo de las Guilleries, un espacio natural protegido en la provincia de Barcelona, cerquita de Vic.

Nuestro destino es el Morro de l’Abella, un peñasco de 70-80 metros de altura!!! Si tienes vértigo puedes quedarte en el inicio, sin necesidad de caminar por los 60 metros que tiene de largo, ya que de ancho son sólo 10 metros como máximo y da un poco de impresión.

Itinerario desde el Pantà de Sau al Morro de l’Abella

Empezamos en el parking del Pantà de Sau, donde hay un Punto de Información del Parque y donde encontrarás unos lavabos. Cerca de este parking se encuentra el Club Nautic de Vic Sau, para tener otra referencia en el mapa.

Pantà de Sau

En esta imagen casi no se aprecia, pero estaba tan el lleno el pantano, que sólo se veía la aguja y un poquito del chapitel del campanario de la iglesia del pueblo sumergido de San Román de Sau. Una bonita iglesia de estilo románico que data del siglo XI.

Desde este mismo parking, salen dos excursiones:

  • Domus del Pi para ver los restos de una construcción militar del siglo X. Apta para familias porque es planita y es corta (1,2 km).
  • Ruta de las Carboneras para ver puntos donde se realizaba la actividad de producción del carbón. También es apta para las familias pero es un poquito más larga (3,6 km)

Pero nuestro foco hoy es llegar al Morro de l’Abella.

Empezamos siguiendo las señales de las excursiones a Domus del Pi y las Carboneras, pero cuando vemos el desvío de las mismas a la derecha, nosotras seguimos recto.

El camino empieza plano, bordeando el pantano y con preciosas vistas del Puig de la Força.

Puig de la Força

Aquí, nos encontramos con una culebra pequeñita, pero no sabemos si era venenosa o no. En cuanto nos vio, se escondió de nosotras pero estuvimos un rato con la angustia de saber si era o no venenosa y si veríamos más. Por suerte fue la única.

Tras unos kilómetros, a nuestra izquierda, nos encontraremos una bajada bastante pronunciada. Tiene mucha hojarasca en el suelo que lo hacen un poco resbaladizo, pero si vas despacio se baja bien. Esta bajada nos lleva hasta la Riera del Balá donde la cruzaremos por unas rocas. Seguidamente empieza la ascensión constante hasta el Morro de l’Abella.

No hay señales de camino, pero sí hay unas fitas que nos van a guiar hasta el morro.

Morro de l'Abella

Esta subida será por los bosques de encinas, robles y pinos con lo que nos protege del pesado sol. Encontrarás muchas rocas con musgo, haciéndote creer que estás en otro mundo. Al poco de empezar la subida, entre unas ramas, vimos una minúscula ranita de color negro o gris oscuro. Muy curiosa por ser tan tan pequeña.

Cuando llegas al Morro, si eres valiente, puedes llegar hasta el final.

Morro de l'Abella

Pero por la izquierda has de subir una gran roca y por la derecha, tienes un caminito muy estrecho en el que te has de agachar por debajo de una roca teniendo a la derecha el desfiladero.

Nosotras nos quedamos a la mitad donde las vistas ya eran impresionantes!!

Morro de l'Abella

Desde aquí, se puede ver el salto de agua del Tirabous, pero estaba sin agua. Se ve a la derecha de esta última imagen en panorámica. He leído que hay gente que la baja haciendo rápel!!

Aprovechamos una sombra para comer ahí con estas preciosas vistas.

Morro de l'Abella

Realizamos la vuelta por el mismo camino por el que vinimos.

A mí se me acabó el agua y soñaba con una coca cola a la llegada. Y para nuestra sorpresa, nuestro deseo se cumplió pues en el Punto de Información, tienen un mini bar donde tienes bebidas y helados. Y se puede pagar con tarjeta!!!

Consejos para realizar esta ruta al Morro de l’Abella

  • Lleva buen calzado de montaña. Pasas por hojarasca resbaladiza, piedras de río y las piedras del cingla.
  • No hay fuentes con lo que lleva mucha agua sobre todo si vas en verano. Aunque la subida tiene sombra, haces bastante desgaste y bebes mucha agua.
  • En el morro, si haces fotografías, quédate parado, es decir, no camines mirando el móvil, porque un mal paso puede acabar en un susto innecesario.
  • Si no quieres caminar tanto, hay otro acceso al Morro de l’Abella desde la carretera BV-5207 de Tavertet, a la altura del km8. Son unos 15 min andando aproximadamente.
  • Disfruta de los pequeños detalles que te ofrece la naturaleza en este paraje: flores, setas, musgo, …

Datos técnicos de esta ruta

  • Distancia: 7’5 km ida y vuelta.
  • Duración: tiempo en movimiento 4h. En total estuvimos 6 horas porque arriba nos quedamos un par de horas para comer y disfrutar de las vistas.
  • Desnivel Acumulado: unos 500 metros de subida y bajada. Pero perdí la ruta del wikiloc con lo que esta vez no tengo los datos exactos.
  • Dificultad: Es una ruta fácil aunque no hay indicaciones, pero si sigues las fitas no tiene pérdida!

Encuentra más rutas de senderismo aquí

Deja un comentario