Qué ver en Reykjavik, la capital de Islandia

Reykjavik, la capital de Islandia se sitúa en el Suroeste de la isla, en la bahía de Faxa. Su nombre literalmente significa «Bahía humeante». ¿Y eso por qué? Porque los primeros colonos de la isla vieron que había muchas emisiones de vapor que salían de la tierra a través de los géiser creando esa bahía humeante que da origen a su nombre.

Es una ciudad muy acogedora, tranquila y segura. No te invaden los altos edificios sino que te permite respirar la naturaleza de alrededor.

Su gente es muy amable y tienen un dicho que me encanta! «Sal ahí fuera sea cual sea el tiempo que haga!» Porque allí el tiempo cambia en 5 min, con lo que no dejes que eso te frene los pies y las ganas de descubrir mundo 🙂

¿Qué ver en Reykjavik centro?

Lo bonito de esta ciudad es perderse por sus calles caminando. Sus casas de colores, sus graffiti que son verdaderas obras de arte, disfrutar de su comida local, las esculturas repartidas por toda la ciudad …

Estos son los sitios que yo os recomiendo 100% aunque hay muchísimos más que no nos dio tiempo de visitar.

Hallgrímskirkja

Es una iglesia Luterana construida en 1986. Su nombre significa «Iglesia de Hallgrímur» quien fue un reconocido poeta islandés.

Su fachada está inspirada en la lava basáltica de la isla. Frente a dicha fachada hay una escultura de Leifr Eiríksson, apodado «El afortunado», quien se considera fue el primer europeo en llegar a América.

Destaca por su impresionante torre que cuenta con 74,5 metros de altura. Las vistas 360º de la capital y sus alrededores, desde arriba son increíbles si hace buen día.

El precio de acceso a la torre son ISK 1000 (unos 7 euros aproximadamente).

Su horario de acceso es:

  • Invierno: de 9 am a 5 pm
  • Verano: de 9 am a 9 pm

Los domingos, cierra durante la hora de la misa.

Old Harbour

El antiguo puerto de la ciudad, que fue construido entre 1913 y 1917, ha ido creciendo muchísimo con el tiempo y ahora es uno de los puntos clave de la ciudad por sus restaurantes con pescado fresco y los barcos que hacen tours para ir a ver ballenas que salen de allí.

Harpa

Es una sala de conciertos que se construyó en 2011. Es un precioso edificio que está en perfecta armonía con el mar.

Tiene 4 salas y cada una de ellas se inspira en un elemento de la isla: las auroras (aire), los volcanes (fuego), los cristales de calcita (tierra) y sus lagunas (agua).

Se pueden hacer tours guiados en inglés de media hora por ISK 2000 (unos 14 euros)

Tjörnin (Lago de Reykjavik)

Es un bonito lago cerca del Ayuntamiento de la ciudad. En él podrás ver hasta 50 especies de aves! Yo la que más vi fue el ganso común, gaviotas y los patos azulones. He de reconocer que también son los únicos que sé reconocer jejejejeje

Si bordeas todo el lago, disfrutarás también de las flores hasta llegar a Hljómskálagarður Park donde hay varias esculturas repartidas por el parque de personas como el poeta Tómas Guðmundsson o Úr Álögum (realizada por un famoso escultor islandés Einar Jonsson)

Museo Nacional de Islandia

Si quieres conocer un poquito más la cultura de la isla, desde los primeros colonizadores hasta nuestros días, este museo es perfecto.

A mí me encantó ver varios trabajos de madera tallada como la Puerta Valþjófsstaður que fue la puerta de una iglesia en 1.200 a.C Explica la leyenda del Caballero y el León en la que el caballero mata a un dragón que había cazado al león, quien le será fiel hasta la muerte.

También podrás ver por ejemplo una representación completa de una «Baðstofa», una habitación donde vivían y realizaban sus trabajos manuales antiguamente.

Dormkirkjan

Situada detrás del parlamento, esta iglesia es la más antigua de la ciudad. Se puede entrar a verla sin previo pago ni reserva.

Es de estilo neo clásico y su interior la poca decoración que hay es neo barroca.

Sun Voyager

Esta bonita escultura de Jón Gunnar Árnason que representa un barco, el barco de los sueños. Un símbolo de que queda mucho mundo por descubrir. Un sueño de esperanza, progreso y libertad.

Se puede llegar a ella en autobús o dando un paseo por el paseo marítimo.

Arte callejero

Vayas donde vayas, por todo el centro de la ciudad, verás muchos murales en los edificios. No verás las firmas feas que vemos por España sino auténticas obras de arte como estas.

Y un poquito en las afueras…

Hay algunos sitios que también recomiendo ver aunque ya necesitas un autobús y un segundo día para poder visitarlo todo.

Perlan

Es un curioso edificio situado en la colina Öskjuhlíð. El edificio en sí son 6 grandes tanques de agua que ahora albergan restaurantes, un planetario y un observatorio desde donde ver la ciudad y sus alrededores.

Höfði House

Es uno de los edificios más significativos de la ciudad  ya que es aquí donde tuvo lugar una reunión entre el presidente americano Ronald Reagan y el líder ruso Mikhail Gorbatsjov marcando el final de la Guerra Fría entre ambos países.

¿Dónde comer en Reykjavik?

Aunque no siempre fuimos de restaurante, en la semana que estuvimos en Reykjavik tuvimos la oportunidad de conocer varios que valen la pena.

  • Kaffivagninn: situado en el Puerto, es el restaurante más antiguo de Islandia que sigue en funcionamiento desde 1935. Aquí probé el famoso «Fish and Chips». El pescado estaba delicioso!
  • Saeta Svinid: donde podrás probar la rica cerveza islandesa. Yo probé la Viking Gylltur!! Es un sitio muy auténtico con una preciosa barra tallada en madera.
  • Svarta Kaffid: un sitio pequeñito al que llegas subiendo unas escaleras y que tiene la mejor sopa servida en pan de la ciudad. Siempre tiene la opción vegetariana y la de carne. No se puede reservar con antelación así que ves pronto para tener sitio!

En muchos lugares verás que hay platos locales cuyo ingrediente principal puede ser ballena, frailecillos, tiburón fermentado o incluso la cabeza de cordero entera!!! ¿Te atreves a probarlos?

¿Dónde dormir en Reykjavik?

Para este viaje, elegimos un aparta-hotel para no ir tanto de restaurante, que es una de las cosas caras de la ciudad. En concreto estuvimos en Downtown Reykjavik Apartments.

Está muy bien situado.  No está en pleno centro pero caminando tienes sólo 10-15 minutos. La zona es muy tranquila y no te da sensación de inseguridad si vas de noche hacia el hotel.

La barra de cocina en la habitación tenía de todo y nos fue muy útil contar con esta ayuda.

Lo único que nos fue más extraño fue que la ducha del baño no tenía ni mampara ni cortina lo cuál dejaba el baño un poco perdido tras cada ducha, pero siempre estaba limpio.


Descubre más lugares y experiencias en la Guía de Viaje a Islandia.

Deja un comentario